Portada en Variety, con fotos nuevas y entrevista


tumblr_n5he4sAP5l1rvs6oho1_500

Si la voz es uno de los instrumentos más valiosos de un actor, Cotillard la maneja como una virtuosa. Al principio del rodaje de “The Immigrant” (la cual se estrena en USA, el próximo 16 de Mayo), Gray le preguntó a la actriz polaca Maja Wampuszyc, que interpreta a la tía de Cotillard en la película, si la actriz francesa manejaba bien el acento polaco. Ella le respondió, ”Lo hace de manera excelente, incluso tiene una inflexión muy alemana”, Gray se lo contó a Marion. “Se lo dije a Marion y ella me respondió, ‘Lo hicé con esa intención, porque mi personaje es de Silesia, los cuales tienen un acento entre alemán y polaco.’ ” Después de aquello, Gray dejó de hacer preguntas.

Cotillard de 38 años, es una extraña combinación de estrella de cine y camaleónica actriz personaje — una actriz que desaparece completamente en sus papeles como Meryl Streep o Daniel Day-Lewis (Cotillard interpretaba a su sufrida mujer en el musical “Nine”) — mientras que se mantiene como uno de los iconos atemporales del glamour parisino más solicitados.

“Lo que ví en Marion, lo cual es raro, es que su carisma y su presencia combinan lo exótico con lo accesible,” dice Nolan, quien trabajó con Cotillard de nuevo en “The Dark Knight Rises,” en la cual, tuvieron que cuadrar las fechas de rodaje con la agenda de la embarazada actriz (que vive en París con el actor y director francés Guillaume Canet, su pareja desde 2007).

“Nuestro desafío era darle a Marion Cotillard un nuevo cuerpo,” dice Luc Dardenne. “Cada día de ensayos, trabajamos en su vestuario, sus zapatos, sus camisetas, su corte de pelo, buscando lo más simple, lo más banal, para dar la impresión de que ella era simplemente una persona cualquiera. Rápidamente, tuvimos la sensación de Marion se convirtió en una integrante de nuestra familia de personajes.”

Teniendo en cuenta el inusual estilo de rodar de los Dardenne, Cotillard comenta, “Nunca me sentí abrumada,” a pesar de que la forzaron a indagar más profundamente en su imaginación, más que en cualquier otro papel que haya hecho. Como parte de su preparación, ella creó un trabajado trasfondo para su personaje Sandra, que le permitió acceder a las emociones que necesitaba para cada escena. “Tuve que escribir su vida entera antes de conocerla, necesitaba saber el motivo de su depresión, como le afectaron sus relaciones con su marido, con sus hijos, con sus amigos y con todas las personas que ama,” la actriz comenta. “Pero después de 50 tomas, la historia a la que había llegado no funcionaba ya, así que tuve que crear algo más. Es muy interesante para mí, encontrar más y más cosas que me ayuden a conservar la misma emoción que tenía 40 ó 50 veces antes.”

Cotillard asegura, que si los Dardenne le hubieran hecho hacer 500 tomas, ella las haría encantada. “Me ofrecieron todo lo que había soñado en términos de relación entre un director y un actor — dos directores, en este caso — porque cuidan hasta los más pequeños detalles y lo intentamos todo para ir más allá del trabajo, de la actuación. Me empujaron hasta allí y estaba muy feliz de ir hasta ese punto con ellos.”

Leer la entrevista completa, aquí.

marion-cotillard-two-days-one-night-featured marioncotillardr5f14cmyk marioncotillardr1f6acmyk_x

Anuncios