Artículo dedicado a Marion en ”The Guardian”.


Marion Cotillard

Recursos feroces … Marion Cotillard. Fotografía: Dan Steinberg/AP

Cuando Marion Cotillard interpretó a Edith Piaf en ”La Vie en Rose” (2007) de Olivier Dahan, ella nos dejó asombrados a la mayoría de nosotros con la intensidad de su interpretación y su compromiso físico para la fragilidad desesperada de Piaf. Ella en realidad no cantaba las canciones, pero alguien se dió cuenta? La respuesta a Cotillard fue automática y sentida: ganó un Bafta, un César, un Globo de Oro y el Oscar – la primera vez que el premio iba a parar a una intérprete en un film francés. De alguna manera, ella se fusionó con Piaf. Se daba por sentado que Cotillard era enérgica y una estrella internacional en proceso. Pero todo se volvió muy diferente, a tal punto que uno se maravilla de todos los feroces recursos que se apoderaron de ella para Piaf.

Por lo que se ha desvelado en sus films después de 2007 es una proclividad para el dolor, sufrimiento, paciencia y una curiosamente intensidad pasiva. No es que sea desagradecido. Para algunos de nosotros, una pequeña Piaf se fue a un largo camino. Encuentro que el personaje más interesante de Cotillard es Mal, el espirítu de la esposa muerta en ”Inception” de Christopher Nolan. Ella parecía entender el sumergido, latente o nivel imaginario de lo que Nolan estaba buscando. Ella era reproche, inflexible, funesta, un poco siniestra – así como también atractiva y entrañable. Hizo una gran cantidad de lo que no era mucho más que un boceto en el guión: el fantasma de una esposa suicida que sigue intentando acercar a Leonardo DiCaprio hacia su propia muerte. Admito que me gustó ”Inception” más que a muchas personas y es en parte por la manera en que Cotillard proporciona una base emocional a lo que podría haber sido un ejercicio muy técnico. Pero ella tiene unos ojos – lo sabemos ahora – que siempre parecen estar a punto de llorar. Piaf era famosa por no lamentar nada, pero Marion Cotillard tiene una mirada que sugiere que todo lo que puede pensar está teñido de tristeza o arrepentimiento.

”Public Enemies” (2009) de Michael Mann no era un buen film, pero Cotillard hizo de la amante de Dillinger, Billie Frechette. Mucho antes de que el Dillinger de Johnny Depp parezca darse cuenta de hacia donde se dirige, Billie ha adivinado que él es un fuego de corta duración y los ojos de ella se iluminan con reconocimiento amenazante por cada momento peligroso que ellos tienen juntos. Cuando matan al gangster, ella está tan devastada que de repente se da cuenta de lo débil o de sangre fría que durante el resto de la película ha sido. Algo similar, a ”Nine”(2009) de  Rob Marshall, el papel natural para Cotillard fue de la esposa traicionada del mujeriego Daniel Day-Lewis, siempre al borde de dejarlo, víctima por su propia vulnerabilidad para el amor y con el corazón roto cuando escucha a su marido repetir las mismas palabras de amor que él utilizó con ella, pero a otra mujer.

Por las películas en idioma inglés desde su Oscar, Cotillard se ha mantenido moderada, conmovedora y en apoyo. No hay un indicio de su mando en un film, como ella hizo con ”La Vie en Rose”. Ese fue el patrón que había establecido antes de interpretar a Piaf: ella estuvo alegre y divertida como la novia francesa de Russell Crowe en ”Un buen año” (2006) de Ridley Scott; ella tenía un protagonismo secundario en ”Mary” de Abel Ferrara (2005); y tan sólo un papel pequeño en ”Big Fish” (2003) de Tim Burton. Incluso en una de sus películas francesas, ”Largo Domingo de Noviazgo” de Jean-Pierre Jeunet, ella interpretaba algo que fue como un vehículo para Audrey Tautou.

Ella tiene 35 ahora y sus próximos roles son en films americanos: interpreta a una “musa”, aparentemente, en ”Midnight in Paris” de Woody Allen, la cuál abrirá el Festival de Cannes en Mayo y dará vida a una doctora en ”Contagion” de Steven Soderbergh. En ninguno de esos proyectos parece tener un papel protagonista. Por supuesto, ella es francesa, con una carrera francesa y con su pareja el actor Guillaume Canet. Los dos están esperando su primer hijo para esta Primavera y Cotillard protagoniza campañas de moda. Queda por verse que más quiere y como de importante es para ella insistir en algo tan potente, de autoafirmación e irresistible como ”La Vie en Rose”.

Source: http://www.guardian.co.uk/

Traducción: Marion Cotillard Spain.

Anuncios